Centro de Terapias Naturales y de Hipnosis Clinica. 
Dietetica y nutrición para perder peso y mejorar tu salud

Juan Bautista Moreno Collado.

Hipnosis en Denia.


Mi experiencia personal con el Parkinson en el centro de terapias naturales en Denia.

Hace 13 años me diagnosticaron esta enfermedad. Acudí al médico y dos años después me dijeron que tenía Parkinson.

Pérdida del equilibrio, rigidez, insomnio, impotencia, depresión, etc. Ahora 13 años más tarde casi 100% dependiente de mi  pareja Y lo que es peor esto seguía avanzando. Acabo con toda mi calidad de vida. Dependiendo de todo los demás, lo que provoco que caiera en una profunda depresión. Al ser una enfermedad degenerativa lleva con sigo muchas mas patologías asociadas..

Esta enfermedad me iba destruyendo una parte del cerebro de forma progresiva
. Los síntomas que iba teniendo según avanza eran
 cada vez más graves. Esta enfermedad empieza atacando a todos los músculos del movimiento. Es típico de todos los que padecemos esta enfermedad de Parkinson tener este movimiento que parece un tic, un movimiento repetitivo e involuntario en las extremidades.

Las neuronas, de la sustancia negra se mueren
antes de tiempo sin ser sustituidas por otras nuevas. Por eso se la llama enfermedad neuro-degenerativa. Cuando desaparece el 50 ó 60% de estas células de esta zona comienzan a hacerse evidentes los primeros síntomas: temblores, rigidez o dificultad para caminar, moverse o para mantener la postura.

Lo peor de esta enfermedad aparte de su avance son sus síntomas
, que no sólo son el movimiento incondicional que es lo que la gente más conoce, y que en la mayoría de los casos, es lo que menos nos incomoda a los enfermos. Algunos de los síntomas que yo padecía eran:

Agarrotamiento en las manos y mucho dolor
., los neurólogos  no aciertan con la medicación. Con lo que conllevaba que aparte de los síntomas se padeciera multitud de efectos secundarios por los medicamentos.


Los síntomas más comunes que tenia eran los motores
, los relacionados con el movimiento.
Temblor
: el temblor es mucho más llamativo cuando  estás en reposo y aparece en una o varias extremidades, normalmente de la misma mitad del cuerpo. Este síntoma no está siempre presente, como la mayoría de los síntomas, va y viene.

Sacudidas involuntarias o disquinesias
: se producían en las extremidades, la lengua o la mandíbula. No son síntomas propios de la enfermedad sino más bien un efecto secundario del tratamiento. Lo producen los medicamentos. Rigidez e

hipertonía muscular
: Las articulaciones estaban 'fijas', no podía moverme, me quedaba rígido como una tabla. Imaginaros tener el cuello todo el rato erguido, sin poder moveros...es muy doloroso y muchas veces tenía que alargarme en el suelo de lo mal que lo pasaba, prácticamente varias veces todos los días.

Esta rigidez a veces me causaba que no puedia ni moverme,
me quedaba clavado como un burro y no poedia reaccionar, puedia pasar en cualquier momento, el cuerpo no me respondia.

Postura y marcha
: Solía caminar curvado hacia delante. Encima de tener problemas de equilibrio por la rigidez, caminaba adelantando el cuerpo...con gran posibilidad de caerme al andar.

La forma de caminar también cambiaba
: Me costaba caminar y otras veces  frenar.

Bradicinesia
: La lentitud al realizar un movimiento voluntario. Por culpa de la enfermedad tardaba más tiempo de lo habitual en levantarme de un sillón o simplemente mover una mano. Me costaba horrores por ejemplo abrocharme un botón, peinarme, sentarme...entre que te falta el equilibrio, el cuerpo no te responde...cualquier tarea rutinaria se volvía un ejercicio de concentración para mí.

Hipocinesia
: no tenia coordinación en los movimientos. Por ejemplo, no os ha pasado lesionaros una pierna y luego cuando estáis bien no sabéis caminar...esto lo tenía siempre. Tenía que concentrarme en todo lo que hacia. Por ejemplo, para caminar tenia que ser consciente, primero la pierna derecha, luego la izquierda. No podía hacer dos cosas al mismo tiempo. Si estaba comiendo no podía estar atento de la tv, por ejemplo. Tenía que concentrarme al 100% en lo que hacía.

La hipocinesia me afectaba especialmente a la cara
y a los movimientos de las extremidades. Me causaba falta de expresividad en la cara, no sonreía, no hacia muecas...parecía una careta.

Alteración de la marcha e inestabilidad postural
: es lo que os mencionaba antes, tenia que ser consciente de cada movimiento del cuerpo. No hacia los movimientos automáticos.

Trastornos del habla
: Perdía el tono, no articulaba bien, no pronunciaba bien, a veces me queda casi mudo..Me impedía comunicarme. Había momentos que no oia nada, o que no entendía lo que pasaba a mi alrededor. Estos trastornos eran consecuencia de la rigidez de los músculos de la cara, la pérdida del control motor de la laringe y el deterioro del ritmo de la respiración.

Problemas del sistema nervioso autónomo
: Las cosas que se hacen de forma automática, mi cuerpo lo hacía y no era consciente. Por ejemplo, la salivación, babear, la saliva no se controlaba en mi boca.

También cambiaba bruscamente la temperatura sin lógica
, del sudor al frío a estreñimiento, o lo contrario, me iba pata abajo.

Quería comer y mi cuerpo no respondía
, se me quedaba la mandíbula atascada y rígida. Y a veces no podía tragar.

Aunque os parezca mucho esto son solo los síntomas motores
, los que me afectaban a los músculos del movimiento. También tenía muchos síntomas NO MOTORES: depresión, demencia, memoria, sentimientos difusos, incontrolados, etc. (a veces se me iba un poco la olla), insomnio. Los medicamentos  para paliar la enfermedad recetados por los médicos me servían para muy poco, o para nada.

 

 
ExternalVideoWidget
ExternalVideoWidget
ExternalVideoWidget
ExternalVideoWidget

Terapias naturales en Denia al servicio de la salud.

Pues bien voy a contar mi historia personal con esta enfermedad después de 13 años de padecerla con los resultados obtenidos y los tratamientos que he recibido en NATURDENIA por el Naturopata Francisco Ballester 

Mi nombre es JUAN BAUTISTA MORENO COLLADO, soy de Denia y vivo en Pedreger, tengo 58 años y desde los 45 años tengo diagnosticada la enfermedad de Parkinson. Como antes he descrito, esta enfermedad cambio mi vida y la de mi familia.  

Nunca podía imaginar después de tantos años padeciendo lo indescriptible que en dos meses aproximadamente con las terapias y tratamientos Naturales recibidos en NATURDENIA pudiera cambiar tanto mi vida y la de mi familia.

En estos momentos mi estado es prácticamente normal, sin dolor, parálisis, etc., etc. Como si la enfermedad hubiera sido un mal sueño. Nunca podía imaginar que hubiera podido ir de BODA hace dos semanas y volver a bailar con mi mujer como una persona normal, con un comportamiento normal, sin miedo, sin dolor, sin parálisis, sin movimientos incontrolados y con total lucidez y memoria, disfrutando del momento como antes de padecer esta enfermedad.  

En estos momentos mi vida ha cambiado por completo, si me hubieran dicho hace unos meses que volvería a estar bien no me lo hubiera creído, sabiendo que la medicina convencional no me daba ninguna solución al problema del Parkinson.  

Cuando entre por la puerta en NATURDENIA hace dos meses aproximadamente, los movimientos eran totalmente incontrolados, para hablar con migo había que hacer virguerías. En estos momentos puedo afirmar que prácticamente han desaparecido todos los síntomas que tenia de esta enfermedad maldita.  

Quiero hacer un llamamiento a todas las personas que tengan esta enfermedad que no se resignen con los tratamientos de la medicina convencional los cuales solo sirven para quedar bien con el enfermo y no curan a nadie.

Los tratamientos convencionales sirven para poco y lo que buscan es la resignación del paciente y la de su familia a padecer dicha enfermedad.. y buscar refugio en las asociaciones.  

Como he dicho antes, en NATURDENIA esta enfermedad  se puede tratar de forma natural, con las terapias naturales y con unos resultados espectaculares e increíbles, quiero dejar testimonio de mi experiencia personal para  todos los que tengan Parkinson y crean que no tiene cura, intentarlo cuesta poco y los resultados son espectaculares. Nunca podía imaginar volver a sentirme una persona normal con terapias naturales.

Gracias Francisco, Gracias Naturdenia

Autorizo a Francisco Ballester y a Naturdenia a publicar este testimonio en cualquier sitio que estimen conveniente, Web, Radio, Televisión, Revistas, Etc. (Hipnosis en Denia).

 

Fdo.: Juan Bautista Moreno Delgado  (01/11/2013)