Centro de Terapias Naturales y de Hipnosis Clinica. 
Dietetica y nutrición para perder peso y dejar de fumar en Denia y Ondara.

Terapias naturales en Denia para dejar de fumar

Hipnosis para el Dolor y la Fibromialgia. 

 Hipnosis en Denia para combatir el dolor y mejor la salud.

Se creía que el dolor era alarma de una condición física, pero el cerebro puede aprender un dolor y repetirlo.
Según investigadores británicos, algunos dolores que no están ligados a alguna condición médica podrían tener su origen en el cerebro.

“El hecho de que por medio de la hipnosis clinica se haya logrado generar una experiencia de dolor legítima sugiere que algunas dolencias pueden tener su verdadero origen en nuestra mente”, manifestó el investigador David Oakley. “Las personas que experimentan este tipo de dolor no se lo están imaginando”, añadió. Los sujetos que obtuvieron las mayores cifras de susceptibilidad hipnótica en un análisis creado por Harvard fueron sometidos a hipnosis utilizando su imaginación en la produccion de dolor.

En Buenos Aires  el  Instituto Gubel de Investigación y Docencia en Hipnosis, Psicoterapias Breves y Medicina Psicosomática, desarrolló estrategias y aplica este tipo de terapéutica con pacientes que padecen dolor.

Estudios recientes sobre hipnosis clínica cognitiva demuestran que esta disciplina ayuda a mitigar a los pacientes que padecen de dolor crónico o intensos dolores agudos, aliviando el sufrimiento y a mejorar la calidad de vida de los enfermos.

En la Universidad de Gales, en Swansea, la Dra. Christina Liossi afirma que los pacientes que padecen cáncer pueden aliviar la depresión, náuseas, vómitos y el dolor que tienen como consecuencia esta enfermedad, mediante la utilización de la hipnosis clínica cognitiva como herramienta.

En los  casos de niños que padecen cáncer, sintieron menor dolor en aquellos que utilizaron la hipnoterapia y recibieron un anestésico local; de otros niños que no recibieron hipnosis.

Mientras tanto en el Scott and White Hospital en Texas y la Universidad de Pittsburg, investigadores recurrieron a la hipnosis clínica cognitiva para tratar a pacientes con cáncer terminal y fibromialgia – dolores severos en los tejidos fibrosos y musculares -, obteniendo una reducción del dolor en todos los casos.

Elkins proyecta que en un futuro la hipnosis clinica cognitiva tendrá un despegue porque los escáneres para observar la actividad cerebral (EEG, MRI y PET)  han demostrado cambios en la percepción sensorial en los pacientes sometidos a esta técnica.

Sumando a las investigaciones del Dr. Elkins; el Prof. John Gruzelier del Colegio Imperial de Londres ha utilizado técnica de imágenes cerebrales para observar los cambios en el lóbulo frontal del cerebro involucrado en la evaluación crítica y el comportamiento frente al dolor en personas en estado hipnótico.

 

Estudios científicos afirman que el tratamiento de la fibromialgia es efectivo mediante la hipnosis.

Investigadores de Harvard descubrieron, además, que la terapia hipnotica reduce la necesidad de anestesia durante las intervenciones quirúrgicas y acelera la recuperación posoperatoria.

Dos estudios realizados en Estados Unidos confirman que la hipnosis clínica quita “significativamente” los dolores, y erradica, el dolor crónico, que en algunos afectados se manifiesta, según describen, como “si unas agujas me atravesaran los brazos”.

Los buenos resultados han sido avalados por dos estudios que serán publicados próximamente en revistas médicas de EE.UU.

Investigadores del Scott and White Hospital en Texas y de la Universidad de Pittsburgh recurrieron a la hipnosis clinica para tratar a pacientes aquejados de cáncer terminal y fibromialgia, con una considerable reducción del dolor.

“El alivio del dolor fue del 8 en una escala del uno al diez”, dijo Gary Elkins*, quien lideró el proyecto de investigación del Scott and White Hospital, en el que participaron 39 pacientes con metástasis ósea y cuyos resultados saldrán publicados en noviembre en The Journal of Cancer Integrative Medicine.

Para Elkins, el proyecto acarreó una gran carga emocional, ya que los participantes en su investigación están abocados a una muerte prácticamente segura. Aun así, resultó satisfactorio “facilitarles las herramientas para ayudarles a sobrellevar el dolor”.

Elkins, que presidió la Sociedad Estadounidense de Hipnosis Clínica entre 1996 y 1997, cree que la hipnosis clinica está “infrautilizada”, aunque vaticina un despegue de la disciplina, porque los scanners para supervisar la actividad cerebral (PET, MRI y EEG) han demostrado cambios en la percepción sensorial de los individuos sometidos a esta técnica.

Al mismo tiempo, investigadores de la Universidad de Harvard descubrieron que la hipnosis reduce la necesidad de anestesia durante las intervenciones quirúrgicas y acelera la recuperación postoperatoria.

“Existe una relación entre mente y cuerpo y si somos capaces de entenderla podremos ayudar a mucha gente”, destacó Elkins, quien ve con buenos ojos el que el National Institutes of Health (INH) -máxima autoridad en temas de salud- haya decidido crear un Instituto para Medicinas Alternativas.

La hipnosis, un estado en el que el consciente deja paso al subconsciente, generalmente mediante técnicas de relajación, permite que el individuo se libere de sus inhibiciones, lo que facilita la sugestión.

Derbyshire señala que las personas con mayor capacidad de concentración e imaginación suelen reaccionar mejor a la hipnosis. El haber tenido un amigo imaginario en la infancia es el mejor indicio, dice.

El estudio de la Universidad de Pittsburgh, en el que participaron 28 personas (13 aquejados de fibromialgia y 15 sanos) arroja resultados similares a los de Texas, aunque lo sorprendente es que “los 15 participantes con un sistema neurológico totalmente normal atravesaron experiencias dolorosas inducidas mediante sugestión”.

A las personas que como Daria Milman la hipnosis clínica les ha cambiado la vida no les preocupan las dudas, debates y discusiones de turno, acerca de la hipnosis.

Milman, una pianista de 46 años de Nueva York, sufrió dolor crónico durante años debido a una lesión en los brazos causada por estrés de repetición.

“En 1998 sufrí un dolor en los brazos que me dejó prácticamente paralizada”, dijo la pianista, que estuvo varios años sin poder trabajar.

La Hipnosis me salvó la vida”, apunta Milman quien ha vuelto a tocar el piano, aunque no tan intensamente, y lleva una vida normal.

Fuente: *Hypnosis in the Treatment of Health Compromising Behaviors. Gary Elkins, PhD, ABPP, ABHP, Scott and White Memorial Hospital and Clinic and Texas A&M University College of Medicine.

Hypnosis to Reduce Pain in Cancer Survivors with Advanced Disease: A Prospective Study Gary Elkins, PhD, ABPP, ABPH, Alan Cheung, MD, Joel Marcus, PsyD, Lynne Palamara, MSN, M. Hasan Rajab, PhD, Scott and White Memorial Hospital and Clinic, Texas A&M University College of Medicine

Mapa
Llamada
Email
Acerca de