Centro de Terapias Naturales y de Hipnosis 
La salud es lo mas importante.

Terapias naturales en Denia para dejar de fumar.

La hipertermia en hipnosis clínica profesional 

 

Hipnosis en Denia.

La hipertermia hipnótica, con bases en la hipertermia médica, tiene importantes y variadas aplicaciones sin efectos secundarios porque no hay radiación ni invasión y porque el aumento de temperatura que se produce desde el interior hacia afuera, en un tiempo controlado y determinado, no sube más allá de lo que el cerebro considera aconsejable (sería imposible una temperatura muy alta porque el cerebro iniciaría el enfriamiento de la zona):

• Artrosis
• Artritis
• Aumentar la actividad del páncreas: se produce más insulina y baja en nivel de glucosa
• Cáncer (sin metástasis): su aplicación más habitual
• Cicatrización
• Celulitis (disuelve los depósitos de grasa acumulados y reafirma los tejidos de la zona evitando la flaccidez), arrugas y estrías
• Dolor: dolor producido por artritis, reumático, lumbar, cervicales, dorsales…
• Lesiones articulares
• Lesiones musculares
• Osteoporosis
• Problemas ginecológicos: miomas…
• Problemas dermatológicos: acné, psoriasis…
• Glaucoma, cataratas incipientes, retinopatía diabética, etc.

Pero, ¿qué es la hipertermia hipnótica? Porque definir la “hipertermia” es fácil solo con acudir a un diccionario y lo interesante es el concepto en hipnosis. Se trata de generar calor de adentro a afuera centrado, focalizado y aislado en un órgano o zona concreta a través de potentes visualizaciones, tras haber llevado al cliente a un estado y punto de relajación determinado.

La hipertermia aplicada al tejido humano no es nueva, tiene sus orígenes en el siglo XIX cuando se consiguen los primeros descubrimientos de electricidad y electrónica con autores como Jacques Arsène D’Arsonval (médico y físico que trató con éxito el dolor de artritis y gota con este sistema) y Nikola Tesla (ingeniero e inventor de gran importancia). Estos estudiosos experimentan con corrientes eléctricas y observan que si se introduce una corriente eléctrica al tejido humano éste se calentaba sin que por ello hubiera contracturas. Sus descubrimientos son amplios y notables.

Le sigue, en 1907, la aplicación al tejido humano de corrientes eléctricas de alta frecuencia por Carl Franz Nagelschmidt, con la consiguiente producción de calor para tratar diferentes problemas. Es lo que se empieza a denominar “diatermia”.

Fue Antonin Gosset el primero reconocido en aplicar la electricidad por radiofrecuencia de onda corta a los tejidos humanos buscando posibles respuestas, sobre 0.5 megaciclos; y en España, en 1910, es el Dr. Salvador Celedonio Calatayud el primero en utilizar la diatermia en terapéutica ginecológica, lo que supuso un gran avance a nivel internacional. La salud por hipertermia ya está aquí.

Los años que siguen son de intenso estudio con una gran avalancha de experimentos y mejora en la aplicación de esta técnica observando las reacciones en el tejido humano, destacando el aumento de las frecuencias empleadas desde 3MHz hasta 10 MHz.

Fue tal la cantidad de experimentos que la organización mundial que designa las frecuencias de telecomunicaciones, la FCC, designó unas bandas concretas para experimentación en tejido humano (13.3 MHz, 27.3 MHz y 40.9 MHz).

Se sufren diferentes vaivenes en la experimentación en años sucesivos llegando incluso a su prohibición en la Segunda Guerra Mundial porque se consideró que estos estudios provocaban interferencias en las comunicaciones porque todos (ejército y estudiosos) empleaban indistintamente esas bandas para sus necesidades.

En estos años Arsène D’Arsonval delimita las ventajas de aplicar radiofrecuencia en artritis y gota, con una gran disminución del dolor, lo cual supone de forma definitiva la aceptación y utilización de la hipertermia para fisioterapia, lo que hoy se denominan popularmente”uso de corrientes”.

No es hasta 1974 que todos los experimentos anteriores y sus conclusiones se concretan en la fabricación del primer aparato de radiofrecuencia en los tejidos, la diatermia de aplicación humana. A partir de este momento la fabricación y uso se convierte en algo usual y necesario en todos los centros de cuidados de la salud y en fisioterapia, aunque aquí, en nuestro país su incorporación masiva es posterior, sobre 1982. La longitud de onda ha disminuido desde los comienzos y estamos hablando de frecuencias de entre 900 y 1000 megaciclos SHF y corrientes de microondas (capacidad de calentamiento y cauterización muy grande, centrada y muy efectiva).

Con el uso de la hipertermia general en 1990 se dieron cuenta de otros efectos nuevos a los ya conocidos de las disfunciones musculares (inhibición del dolor, disminución de la inflamación, remisión de artritis y artrosis…), efectos que se observaban de forma paralela entre los avances de la hipertermia y los nuevos estudios sobre cáncer, efectos que llevaron a la creación de nuevos aparatos específicos.

El campo estaba preparado para la oncología hipnótica.

Hipnooncologia.

Aunque el cáncer parece la plaga de los últimos años ya mostró su presencia en la antigüedad y es Hipócrates el primero en hablar de “carcinus”, para referirse a esta enfermedad por su parecido con el cangrejo, de forma explícita, aunque para referirse al cáncer con metástasis.

Entonces no creían posible curarlo ni intervenir a la persona que lo padecía para intentarlo porque lo que se conseguía era únicamente acelerar la muerte de la misma.

Con Descartes se inician las primeras intervenciones quirúrgicas que continúan hasta hoy.

Con todos los logros conseguidos con la hipertermia y los avances en el estudio del cáncer se nos plantea una nueva posibilidad de intervención y para entenderlo veamos qué efectos tiene el calor sobre las células cancerígenas y así resultará evidente la aplicación de la hipertermia para resolver el problema:

Efectos observados en las células cancerígenas con la aplicación de hipertermia:

1. Las células cancerígenas son termosensibles, más sensibles al calor que las células sanas y sucumben ante altas temperaturas cuando se aplica una corriente de alta frecuencia y gran capacidad.

2. La hipopsia: las células cancerígenas están menos oxigenadas que las sanas y esto significa que absorben más calor.

3. Su PH es más alto (presentan acidosis) y conducen mejor el calor.

4. Con hipertermia se inhibe la fase S y el cáncer no prospera, no se produce metástasis.

5. Aumenta el metabolismo celular y las células enfermas se sustituyen rápidamente por células sanas.

6. Se restablece con la hipertermia el potencial eléctrico de las células que no sucumben, de 30 microvoltios (propios de células cancerígenas) a 65 microvoltios, el propio de las células sanas.

7. Se produce una mayor revascularización, un mayor fluido de sangre en ese tejido lo que favorece lo anterior.

8. La activación de la hipófisis, que aumenta la producción de ACTH, hidrocortisona y endorfinas.

Con todos estos logros sobre las células cancerígenas con una subida de temperatura la hipnosis se centra en cómo producir hipertermia enviando inducciones al cerebro que le permitan obtener los mismos o mejores resultados.

¿Cómo se logra la hipertermia a través de hipnosis?

Con el protocolo adecuado y preciso que nosotros aplicamos sube la temperatura de forma aislada y centrada únicamente en la zona necesitada y el cerebro envía una vibración muscular para aumentar dicha temperatura.

El cerebro está condicionado con un aislamiento de zona y se obtiene una subida de temperatura de 2 a 3 grados desde el exterior y serán 45 a 50 grados desde el interior. Con un aparato electromagnético se podrían alcanzar 65 grados.

¿Por qué elegir, entonces, hipertermia hipnótica o si es necesario hipnosis oncológica si conseguimos los mismos resultados que un aparato electromagnético?

1. Con hipnosis no hay radiación de ningún tipo.

2. No hay invasión.

3. El aumento de temperatura no sube más allá de lo que el cerebro considera aconsejable y tolerable: es un aumento de temperatura natural consecuencia de la vibración muscular y es el cuerpo el que la genera y la controla.

4. Otra ventaja considerable es que a la vez que trabajamos en la eliminación del carcinoma subimos su respuesta del sistema inmunológico, deprimido por la propia patología y la medicación que se pueda tomar al provocar la activación de la hipófisis y la liberación de endorfinas.

5. Contribuye a reducir la dosis de medicación paralela en muchos casos.

¿Presenta efectos secundarios?

No presenta efectos secundarios con el profesional adecuado y perfectamente formado en el protocolo. Con hipnosis no hay radiación ni invasión, el aumento de temperatura sube solo lo que el cerebro considera aconsejable.

¿En cuántas sesiones se puede eliminar un tejido canceroso?

Depende de la respuesta del cliente al protocolo.

Si es un carcinoma que supondría un vaciado de zona quirúrgico, pueden ser unas 5 sesiones siempre que haya adaptación desde el comienzo al protocolo.

Tampoco pasa nada si hay que introducir primero al cliente en el protocolo hipnótico para poder abordar el trabajo del carcinoma (o de otro tipo que precise hipertermia) después porque la finalidad es la remisión del mismo y no una carrera contrarreloj.

Su eficacia:

Diversos estudios muestran que la combinación de hipertermia hipnótica y quimioterapia produce más remisiones del cáncer que solo con la última.

Entre un 30-35% de los carcinomas, que no presenten metástasis, se resuelve con sucesivas sesiones en las que el cliente se va adaptando al protocolo, que irá a subiendo en eficacia.

También es posible que no se resuelva completamente pero que disminuya su tamaño y que así la intervención quirúrgica presente menos riesgos, que también es un logro muy positivo.

Si el cliente no reacciona al protocolo hipnótico y el carcinoma no disminuye o se resuelve se le indicarán ejercicios para realizar en su casa paralelos con la terapia clínica.

El cliente se irá realizando pruebas médicas entre sesiones para ir comprobando la evolución.

No queremos dejar de incluir en esta presentación una nueva posibilidad al hablar de eliminar el cáncer con hipnosis y que además es de obligada pregunta tras saber de las aplicaciones y usos del aumento de temperatura en la salud: ¿El frío también se aplica para curar? Pues sí, en medicina ya lo hace el urólogo Pedro Torrecillas aplicado en cáncer de próstata y tras este uso se aplica también para riñón, hígado, páncreas, pulmón y hueso.